Microsoft no está acertando con Windows Vista. Dejando aparte cuestiones técnicas, el tema es que el nuevo sistema operativo de Microsoft no se está vendiendo tanto como esperaban desde Redmond. En el apartado doméstico no habrán tenido mucho problema; la mayoría de usuarios aceptan lo que les viene instalado en su ordenador y no se plantean si es mejor o peor que otras alternativas, ni si pueden cambiarse.

Pero en el apartado de empresas el tema es muy distinto. Y allí Vista no está ganando a su competidor. Si estamos pensando en Linux o en Mac OS X como su competidor nos equivocamos. Ahora mismo el principal adversario de Windows Vista es Windows XP.

XP es un sistema que, a fuerza de años y parches, resulta bastante estable y rápido; los administradores de sistemas lo conocen, saben como funciona, como usarlo y como adaptarlo en la empresa. Y, en realidad, no necesitan nada más. Vista no añade nuevas funcionalidades tan interesantes como para hacer que las empresas estén interesadas, ya no en actualizar sus actuales sistemas, sino tan siquiera en adquirir los nuevos ordenadores con este sistema operativo.

Desde Microsoft se han dado cuenta de ello, aunque no reconocerán el error de haber sacado Vista antes de hora, recortando la funcionalidad que se esperaba de él, la que verdaderamente era novedosa, y dejando simplemente un XP con otra interfaz y unas pocas funciones nuevas, muchas de las cuales, como UAC, son más molestas que otra cosa.

Originalmente, Windows XP iba a dejar de venderse a principios de 2008, justo un año después de la aparición de Vista, pero desde Microsoft han alargado el tiempo en que mantendrán en el mercado su viejo sistema operativo hasta el 30 de junio de 2008.

Oficialmente, la razón para hacerlo es dar más tiempo a las empresas a hacer la transición entre ambos sistemas, aunque en mi opinión lo hacen por el miedo a que las empresas, puestas a escoger entre Vista y las alternativas, escojan estas últimas; y desapareciendo XP las alternativas son Linux y Mac OS X, la nueva versión del cual aparecerá el próximo mes de octubre.

¿Se está acabando la supremacía de Microsoft en el escritorio? Yo no diría tanto, pero se están dando pasos hacia ello, tanto por parte de los competidores, que mejoran cada vez más su producto, como por parte de Microsoft, cuya estrategia está siendo bastante mala.

Anuncios